El kéfir es un producto lácteo fermentado mediante hongos y bacterias, procedente de la región del Cáucaso. Su textura es parecida al yogurt, pero sus beneficios son mil veces mejores.

También se llaman Kéfir los gránulos que se usan para fabricar kéfir.

El kéfir tiene múltiples propiedades que luego se convertirán en un montón de ventajas. No se notan sus efectos de la noche a la mañana, hay que tener paciencia, pero son muy muy beneficiosos.

A pesar de ser tan ventajoso, no es un medicamento, así que no se debe sustituir por la medicación habitual. Además no debemos nunca descuidar una dieta equilibrada y saludable y hacer ejercicio regularmente.

Las bacterias del Kéfir producen lactasa, con lo que romperá la lactosa en azúcares más pequeños, permitiendo que sea apto para intolerantes a la lactosa.

El kéfir contiene probióticos que ayudarán a aumentar las defensas y reforzar el sistema inmunológico. Es rico en aminoácidos, contiene vitaminas, como la Vitamina A, la vitamina B2, B12, vitamina D y K. estas vitaminas ayudan a reducir el estrés, a mejorar la calidad de la piel y junto al fósforo a mejorar la concentración y la memoria.

También contiene calcio y magnesio, que contribuyen al buen estado articular, siendo beneficioso para los procesos inflamatorios.

Mejora las digestiones, el estreñimiento  y un sinfín de ventajas para la salud.

Pásate al kéfir, tu cuerpo te lo agradecerá.

k-5c-c3-a9fir_14813898_6fff37bce87568137d84a0c34b30d08b26206187