Una llaga o afta en la boca puede llegar a ser muy dolorosa. Comienzan con un hormigueo, y picazón característica y a medida que se desarrollan pueden llegar a causar un dolor intenso.

Al comenzar la cicatrización es cuando el dolor empieza a remitir.

Las sufre hasta un 20% de la población. Las úlceras bucales se clasifican en tres tipos

Las aftas menores o “aftas minors” son las más frecuentes. Aparecen de una a cinco lesiones en la cavidad bucal y suelen curarse en una semana aproximadamente. Son pequeñas, de unos 10 mm.

Las aftas mayores o “aftas majors” ocurren un 10% de las veces. Son más grandes y profundas con lo que son también más dolorosas. Suelen localizarse en labios, interior de las mejillas, en la lengua o incluso en el paladar. Pueden tardar en curarse hasta 6 semanas y pueden dejar cicatriz

Y las herpetiformes o en racimo. son menos frecuentes y aparecen entre 10 y 100 lesiones de tamaño menor a 3 mm, suelen agruparse e incluso unirse para formar un afta mayor. suelen dejar cicatriz.

Las aftas bucales suelen ser redondas u ovaladas, de una coloración blanca o amarillenta y rodeadas de un tono más rojizo.

Las molestias que ocasionan van desde un simple hormigueo hasta quemazón o dolor , dificultando incluso el habla o el comer. Si no se extrema la higiene y los cuidados pueden llegar a infectarseen , causando complicaciones mayores

No está claro porque aparecen, pero hay varios factores que se relacionan con su aparición:

  • factores mecánicos, como morderse la lengua o los mofletes, o cepillarse los dientes de forma brusca o con un cepillo demasiado duro. También el roce de aparatos de ortodoncia o de prótesis dentales.
  • factores de estrés, tanto emocional como en jóvenes con los exámenes.
  • suelen ser más frecuentes en mujeres y están relacionados con los cambios hormonales.
  • parece que existe cierta predisposición genética.
  • algunos alimentos como el café, los frutos secos, el chocolate, las fresas, el queso, el tomate o la harina de trigo.
  • falta de algunas vitaminas del grupo B, zinc o hierro.
  • toma de algunos medicamentos como los antiinflamatorios.
  • suelen estar presentes en enfermedades como la celiaquía o la artritis.

Recomendaríamos siempre comer cosas blandas, evitando las comidas muy condimentadas, especiadas o ácidas y utilizar un cepillo de dientes de cerdas blandas.

Deberíamos reducir el nivel de estrés.

Es importante mantener siempre una correcta hidratación de la mucosa de la cavidad oral. Podríamos utilizar geles a base de ácido hialurónico para favorecer la cicatrización, disminuyendo así el dolor y manteniendo la hidratación a la vez. También estarían indicados los enjuagues para ayudar a la cicatrización de aftas.

Debes saber que las aftas bucales no se contagian por beber del mismo vaso, ni siquiera con un beso.

Si tienes aftas no deberían provocarte fiebre ni malestar general (si es así debes consultar con tu médico de cabecera)

Las vitaminas solo previenen de las aftas si estas deficiencias  están detectadas

Y en general, aunque sean my dolorosas y molestas , no suponen ningún riesgo para la salud.

 

aftas-bucals_19882762_e17b776559367e46cb921002d6e08d32d21fdb10